Hanshi dice – Okuzono Kuniyoshi

Continuando con la iniciativa de proporcionar una mayor fuente de información sobre el kendo para la comunidad hispanohablante, José Vargas de Ecuador ha amablemente contribuido con la traducción de dos artículos de ‘Hanshi dice” que habían sido publicados en Kendo World hace algunos años atrás. Sigan revisando la página web de Kendo World y nuestra página en Facebook para más artículos en inglés, y por favor ¡Compártanlo con sus amigos hispanohablantes!
El equipo de Kendo World

Following the initiative to provide the Spanish speaking kendo community with more and better information, José Vargas from Ecuador has kindly contributed with two ‘Hanshi says’ articles that have been published in Kendo World a few years ago. Keep checking the Kendo World homepage and our Facebook page for more Spanish language articles, and please tell your Spanish speaking friends!
The Kendo World Team

Hanshi dice
Kendo World 3.1

Okuzono Kuniyoshi nació en Kagoshima en 1925. Después de graduarse del colegio, entró al departamento de Policía de Osaka en 1939, llegando a ser un instructor para la Policía en 1972, y profesor de kendo de la Academia de Policía en 1978. Ha competido en los torneos más importantes de Japón, y ganó el 13avo Torneo Meijimura para 8vos dan. Ya se retirado de la Policía, continua siendo muy activo en promover el kendo en Japón e internacionalmente.

Vaya al entrenamiento decidido a sudar

Hasta hace poco tiempo, sentía que los resultados de los exámenes de ascenso de grado eran decididos basados en la experiencia de los examinadores. Sin embargo, con la reciente publicación de las guías para los examinadores y examinados por la AJKF, este proceso se ha vuelto más objetivo para ambas partes.

De acuerdo a estas guías, los examinados para 6to, 7mo y 8vo dan deben entender riai1 (principios) de kendo, fūkaku2 (carácter), y hin’i3 (gracia) por encima de los atributos que tuvieron cuando fueron examinados para 5to dan. Esto significa que los kōdansha (exponentes de kendo de alto rango) deben mostrar atributos merecedores del rango que posean, adquirido a través de una cantidad apropiada de estudio y entrenamiento. Yo creo que fūkaku y hin’i son las palabras clave aquí.

Estas características se pueden ver en la manera de pararse del exponente. Es por esto que lo primero que veo cuando estoy en el panel de examinadores es cómo los candidatos se comportan. También miro su kamae. Es fácil darse cuenta del entendimiento del kendo de cada uno mediante la observación su kamae. Esto incluye cómo agarran el shinai, trabajo de pies, postura y demás. El examinado debe ser capaz de moverse con tranquilidad mientras mantiene todos estos factores en orden.

Claro que fūkaku y hin’i no se adquieren fácilmente. Toma años de entrenamiento dedicado antes de que estos atributos sean una parte natural del exponente. Si el candidato siendo examinado tiene inculcadas estas cualidades, es muy obvio para los examinadores. Es fácil darse cuenta de quiénes montan un espectáculo. Su movimiento es problemático, y no tienen un aura o impacto que ataque desde el corazón.

La gente que busca alcanzar los más altos rangos y grados en kendo obviamente han practicado por un buen tiempo, por tanto ellos generalmente entienden mi punto. Sin embargo, con sólo entender no es suficiente. El practicante debe acoplar ese entendimiento con un entrenamiento inflexible, al cual vaya determinado a sudar. El entendimiento es una cosa, pero es inútil a menos que tu cuerpo lo recuerde. Es solo a través de un régimen extenso de duro entrenamiento que uno es capaz de desarrollar las cualidades de fūkaku y hin’i.

Cuando estaba en el Departamento de Policía de Osaka, había un gran número de instructores que eran muy fuertes. Cuando combatía contra ellos, intentaba con todo mí ser atacar, pero su ki siempre fue muy fuerte e incluso sentía como si estuviese siendo controlado. Ellos vertían presión sobre todo mi cuerpo, y antes de saberlo, yo estaba enojándome, resoplando, e incapaz de hacer algo al respecto. La presión que ellos eran capaces de aplicar con el poder de su ki fue adquirido a través de años de duro entrenamiento.

Empecé a pensar sobre esta increíble energía que poseían, y me pregunté cómo podría yo desarrollar el mismo tipo de ki. La respuesta a la que llegué fue tomar todo el esfuerzo de su poder y atacar tanto como podía, viniera lo que viniera. Esto significó muchos entrenamientos arduos y más sudor del que pude imaginar. Pero valió la pena.

Lo importante aquí es ‘recibir’ el ki del maestro. Ser capaz de recibir el ki de tu profesor es un privilegio, y es esta sensación la que te permite sobrellevar las sesiones de duro entrenamiento. Grandes maestros como el 10mo dan Mochida Seiji entrenaban usando cada pizca de ki que poseían sin importar contra quien estaban combatiendo. Yo también traté de emular esto y traté de poner todo lo que tenía en cada combate que tuve, inclusive si era en contra de principiantes. Esta es la actitud que mantuve, y es lo que me permitió desarrollar mi ki.

Otro punto que siempre tuve en mente fue poner empeño en desarrollar mi carácter a través del entrenamiento, y convertirme en un individuo que pueda contribuir a la sociedad a largo plazo. Este es el concepto básico del estudio del kendo, y este tipo de actitud contribuye al desarrollo de un ki poderoso. Si uno intenta desarrollar habilidad técnica solo para ganar combates, nuestro ki se disipará.

El sabio Chino Mencio pensó que siempre debes mantener tu resolución, o deseo, y no arriesgar tu energía sin sentido. Si uno se empeña innecesariamente, uno quedará confundido y físicamente descompuesto. Con el kendo es lo mismo. Se debe tener la voluntad de hacer kendo correctamente y convertirse en un excelente kendoka. Para este propósito, también se debe tener la voluntad de invertir años en desarrollar el poder de nuestro ki gradualmente.

No ataques con las manos, ataca con los pies. No ataques con los pies, ataca con tu cadera. No ataques con tu cadera, ataca con el corazón

Cuando me encontré con una barrera tratando de pasar el 7mo dan, un sensei me dijo que “Trate de batir un bokutō ligero como si fuese el más pesado.” Me sometí a este consejo, pero lo encontré muy difícil de hacer. Realmente no entendí el punto. Al contrario, pensé que sería más beneficioso batir un bokutō pesado como si fuera ligero, y esto fue precisamente lo que hice. Sin embargo, después de seis meses de entrenar con un bokutō pesado, sufrí una herida en mi hombro. Decidí intentar con el bokutō ligero nuevamente, pero todavía no podía captar el punto de batir un bokutō ligero como si fuera pesado.

En otra ocasión escuché la enseñanza “No ataques con tus manos, ataca con tus pies. No ataques con tus pies, ataca con la cadera. No ataques con la cadera, ataca con el corazón.” Empecé a pensar en esto mientras practicaba mi suburi todos los días. Me di cuenta que si batía el bokutō con mis manos este se sentía muy ligero. Sin embargo, se sentía pesado cuando me concentraba en golpear con la cadera. Por lo menos estaba empezando a entender el punto. Sin embargo, si es que había el más mínimo elemento de confusión en mi corazón, no importaba cuánto intentaba en concentrarme en atacar desde mi cadera, el kensen se tambaleaba, y se sentía ligero nuevamente. Me di cuenta que batir un bokutō ligero como si fuera pesado requería un balance de cuerpo y mente, y que esto estaba conectado al concepto de hei-jo-shin4 (un estado mental calmo o plácido). Si eres capaz de mantener heijoshin, serás capaz de reaccionar correctamente a cualquier cosa que aparezca en tu camino. Esto me enseñó la importancia del concepto más fundamental en kendo, kokoro (corazón o espíritu). Claro, es fácil decirlo, pero debe ser más que un entendimiento a nivel intelectual. En otras palabras, es extremadamente importante que se haga todo el esfuerzo por intentar y entender estos conceptos a través de la maestría de la técnica.

Otra área en la que particularmente tenía problemas era con las kata de kendo. Recuerdo que una vez un sensei me dijo “Okuzono, sin importar el tamaño del evento, aprovecha cualquier oportunidad para hacer demostración de kata, frente a una multitud y con una espada.” Tomé este consejo en mi corazón y siempre busqué una oportunidad para hacer kata frente a otros. En un torneo, kata siempre se realiza antes de que la competición comience. Inevitablemente, el área siempre estará llena de expertos en kendo que la examinan con ojos críticos. Nunca hay cabida para el error. Cada movimiento debe hacerse de la manera correcta, y debido a que me sometí a esta experiencia quiebra-nervios, fui capaz de entender gradualmente de que se trata la kata. Entonces fui capaz de aplicarlo a mi entrenamiento diario.

Cuando estuve de residente en La Academia de Policía, fui con el Sensei Onuma Hiroshi Hanshi a visitar al Sensei Sasamori Junzo para entrenar la tradicional escuela de espada Onoha Itto-ryu. Gracias a que participé en estos entrenamientos reafirmé que la sensación de ‘cortar o ser cortado’ radica en la base del kendo. Olvidar este punto es esencialmente alejarse del verdadero significado del kendo. Eso es lo que sentí.

Es obvio cuando se le ha estado poniendo atención a la kata de kendo, no solo cuando se la ha estado haciendo como parte de un examen, sino también en la sección de shiai. Las personas que han practicado kata en gran cantidad están más relajadas y tienen una forma más natural en la manera de pararse. Serví como examinador para la sección de kata en el examen de 8vo dan. Los candidatos a los rangos más altos deben demostrar que la kata está ‘viva’. Esto está conectado por completo a fūkaku y hin’i. Ejecutar kata sin pensar en las letales implicaciones de cortar o ser cortado es esencialmente hacer una ‘kata muerta’.

Los movimientos más finos y los aspectos técnicos son importantes, pero para hacer kata de manera en que esté ‘viva’, se requiere disposición y realismo en la confrontación, control efectivo de la fuerza, sae5 o efectividad en los cortes, zanshin, y la técnica de respiración correcta. Todos estos elementos deben ir juntos y en perfecta unidad. Cuando esto sucede, la kata tendrá vida y será vigorosa. Es importante para los rangos más altos el entrenar duro para alcanzar esto.

Sensei Sasamori escribió en su libro titulado ‘Itto-ryu Gokui’, “Si entrenas ambos, entrenamiento normal (keiko) y kata, serás capaz de disfrutar el camino inclusive en tus setentas y ochentas, contra exponentes mucho más jóvenes.” “Kata es como keiko, y keiko es como kata.” Esta es una importante lección.

Mire más allá del kendo

En años recientes, ha habido una agradable tendencia en el incremento de kenshi de edad avanzada que están tomando exámenes. Esto testifica al kendo como una búsqueda para toda la vida. Yo quiero pedirles que tengan una buena salud si desean entrenar bien cuando alcancen una edad mayor. Si te sienes enfermo, debes abstenerte de entrenar. Algunos dirán que entrenar puede componer pequeñas molestias, pero yo opinaría en contra de este pensamiento. Tener cuidado de tu salud es también una faceta importante de tu entrenamiento, y si te sientes enfermo, siempre existe la opción de hacer mitoiri-geiko6, o mirar a otros como entrenan. Sensei Mochida dijo una vez “Si te sientes enfermo, no te esfuerces. Es mejor no entrenar, pero sí mirar. Mitori-geiko es también una excelente manera de mejorar tu kendo.”

La razón por la que menciono mitori-geiko es porque uno de los mejores lugares para observar y aprender del kendo de otros es en los exámenes de kendo. Uno es capaz de ver muchos tipos diferentes de kendo de todas partes. Hay mucho que aprender con sólo mirar los puntos fuertes y débiles de otros, inclusive si no se está seguro sobre cómo aplicarlos.

El ser capaz de discernir las características fuertes y bellas del kendo de alguien es de particular importancia aquí. Después de todo, las personas que aprueban los exámenes lo hacen porque sus puntos fuertes y bellos han impresionado a los examinadores. Si uno también puede ver los aspectos valiosos del kendo de alguien más, y los incorpora en su propio kendo, esto es una manera segura de mejorar. Desarrollar la habilidad de discernir estas cosas es también una manera de mejorar nuestro kendo.

Recuerdo un interesante artículo sobre los anunciadores de los combates en los torneos profesionales de sumo. Se comentaba que una voz audible no era suficiente. La voz debe ser penetrante. El anunciador debe llamar en tal manera que los competidores de sumo entren en el dojo, o al área de lucha. Creo que es lo mismo en los exámenes de kendo. Una voz ideal como la de la persona que llama a los sumo-ka al combate tiene el efecto de penetrar en los examinadores y atraer su atención. Sin embargo, se debe estar consciente de que poner demasiado en el kiai puede tener un efecto contrario y causar una confusión temporal en nosotros mismos. Ese reverberante kiai ideal que penetra a todos aquellos en la cercanía, puede ser alcanzado a través de duro entrenamiento.

Mi voz solía ser muy callada. Después de alcanzar los 30 años de edad, decidí tomar clases de canto tradicional para teatro Noh, y también actuación. El canto requiere que levantes la voz desde la parte baja del abdomen (hara). El lado de la actuación o danza fue muy beneficioso para fortalecer mi cadera, y me ayudó a controlar mis movimientos. La moraleja es que participando de actividades fuera del entrenamiento de kendo, podemos adquirir muchas cosas para nuestro desarrollo en kendo.

Traducido por José Vargas

*Notas:

A continuación están anotados algunos de los términos en japonés que puedan ser de interés para el lector, así como algunas aclaraciones necesarias. Algunas de las definiciones están basadas en el Diccionario Japonés-Inglés de Kendo compilado por la Federación Japonesa de Kendo.

  1. 理合(RI-AI): Lit. “Conjunción de principios”. La condición bajo la cual la técnica y los movimientos se ejecutan racional e intencionalmente, y su aplicación hacen sentido lógico
  2. 風格(FUU-KAKU): Lit. “Carácter”. La cualidad de poseer estilo, personalidad, y una apariencia adecuada”
  3. 品位(HIN-I): Lit. “Gracia”. La cualidad de poseer gracia, dignidad, o nobleza”.
  4. 平 常心(HEI-JOU-SHIN): Lit. “Mente usual/normal”. Una estado de mente disciplinado que es capaz de responder a cambios en una situación con calma, sin agitarse.
  5. 冴え(SA-E): Lit. “Nitidez/destreza”. La destreza y nitidez demostrada al ejecutar una técnica Con frecuencia, se aplica específicamente al resultado de la correcta coordinación del uso de ambas manos al realizar un golpe que genera una característica claridad y nitidez en su ejecución
  6. 見取り稽古 (MI-TO-RI-GEI-KO): Lit. “Practica de adquirir por medio de la vista”. Un método de entrenamiento en el cual uno observa la práctica de otros para aprender sus cualidades, y reflexiona sobre cómo mejorar su propio kendo.

Kendo World agradece al Sensei Okuzono Kuniyoshi y a la revista Kendo Jidai por su permiso para traducir y publicar este artículo. Traducido del japonés al inglés por Alex Bennett para Kendo World 3.1 (Diciembre 2004). Traducido del inglés al español por José Vargas y actualizado para Kendo World por Juandiego Fonseca (Junio 2013).